Archivos mensuales: septiembre 2015

Captura de pantalla 2015-09-18 a la(s) 12.15.01

EL POEMA DEL ANCIANO MARINERO – SAMUEL TAYLOR COLERIDGE – Ed. Libros de Papel.

EL POEMA DEL ANCIANO MARINERO, LA ODA DEL VIEJO MARINERO o también conocido en su nombre en inglés como THE RIME OF THE ANCIENT MARINER. Relata la fantástica aventura de un marino durante un largo viaje en el mar y es además curioso porque ha sido adaptado por la mítica banca de heavy metal, IRON MAIDEN. Os dejo aquí la versión en español de su adaptación y un enlace a la misma.

Adaptación de este fragmento al español.

La Rima del Antiguo Marinero

Escucha la historia del viejo marinero
Mira sus ojos mientras para un invitado de tres
Hipnotiza a uno de los invitados a la boda
Quédate aquí y escucha las pesadillas del mar

Y se escucha música, en cuanto la novia va pasando
Cautivado por su encanto el marinero cuenta su historia

Llevado al sur a tierras de nieve y hielo
A un lugar en que nadie antes ha estado
Atravesando las tempestades de nieve vuela un albatros
Saluda en el nombre de Dios trayendo esperanza de buena suerte

Y el barco navegó de vuelta al norte
A través de la niebla y hielo y el albatros los seguía

El marinero mató al ave de buen presagio
Su tripulación gritó “por qué lo que hizo”
Cuando la niebla desapareció, lo justificaron
Y se hicieron cómplices del crimen

Navegando y navegando hacia el norte a través del mar
Navegando y navegando hacia el norte hasta que vuelva la calma

El albatros comenzó con su venganza
Un terrible maleficio, una sequía comenzó
La tripulación culpó al marinero de su mala suerte
El pájaro muerto cuelga de su cuello

Y la maldición continúa y continúa por los mares
Y la maldición continúa y continúa para ellos y para mí

Día tras día, día tras día,
Estamos varados, sin viento y sin movimiento
Tan inactivos como un barco pintado sobre un mar pintado
Agua, agua por todos lados y la comida disminuyó
Agua, agua por todos lados, ni una gota para beber
(Samuel Taylor Coleridge 1798-1834)

Habló entonces el marinero
Viene un barco por el horizonte
Pero cómo puede navegar
Sin viento y sin marea

Mira… al frente viene
al frente se acerca, lejos del sol
Mira, no tiene tripulación
No tiene vida, espera, pero si son dos!

La muerte, la muerte en vida
Ellos lanzaron los dados por la tripulación
Le ganó al marinero y le pertenece a ella ahora
Entonces la tripulación, uno a uno, cayó muerta,
Doscientos hombres
Ella, ella, muerte en vida
Ella lo dejó vivir, el es el elegido

Uno a uno, sobre la luna rodeada de estrellas
Muy rápido como para gemir o suspirar
Cada uno giró su rostro cadavérico
Y me maldijo con sus ojos
Cuatro veces cincuenta hombres
(Y no escuché ningún suspiro, ningún gemido)
Con pesado estruendo, un bulto sin vida,
Cayeron uno por uno
(Samuel Taylor Coleridge 1798-1834)

La maldición vive en sus ojos
El marinero deseó haber muerto
Junto con las criaturas del mar
Pero ellas vivieron, igual que él

Y sobre la luz de la luna
El reza por su belleza sin condena
De corazón las bendijo
Criaturas de Dios, a todas ellas también

Entonces el hechizo empezó a romperse
El albatros cayó de su cuello
Y se hundío como plomo en el mar
después de caer, comenzó a llover

Escucha el gemir de los marineros muertos hace tiempo
Mira cómo se mueven y se levantan
Cuerpos levantados por buenos espíritus
Ninguno de ellos habló , estan sus ojos sin vida

La venganza continúa, el castigo comienza de nuevo
Atrapado en un trance y la pesadilla sigue adelante

Finalmente la maldición es levantada
Y el marinero mira su hogar
Espíritus salen de los cuerpos muertos hace mucho tiempo
Forman su propia luz y el marinero es abandonado

Y luego un bote vino navegando hacia él
Era una dicha que no podía creer
Los pilotos del barco eran su hijo y un ermitaño
Penitencia eterna caerá sobre el

Y el barco se hunde como plomo en el mar
Y el ermitaño perdona al marinero sus pecados

El marinero está destinado a contar esta historia
A contar este realto donde quiera que vaya
Enseñar la palabra de Dios con su propio ejemplo
Que debemos amar todas las cosas que Dios creó

Y el invitado a la boda es un triste y sabio hombre
Y el relato continúa, continúa y continúa